Los efectos sonoros

Los efectos sonoros desarrollan un papel fundamental para la producción radiofónica, al igual que la voz y la música.  La radio, es un medio comunicativo que se puede calificar de “ciego”, ya que el receptor no recibe ninguna imagen, ni ninguna información visual.  La radio, sólo cuenta con los recursos sonoros, como la voz, la música y los efectos sonoros.  Todos ellos, en su conjunto, deben lograr que el oyente visualice en su mente el mensaje que se le quiere transmitir, además de percibir cada uno de los matices de la situación.  Los efectos sonoros, por tanto,  persiguen el objetivo de describir paisajes sonoros.

El efecto se puede obtener de forma natural o artificial, es decir,  existe la opción de escoger sonidos directamente del medio real, mediante la grabación de los sonidos, por ejemplo, de los pájaros, del ruido del tráfico, etcétera.  O bien, a través de la creación del hombre, ayudándose a veces, con equipos técnicos.  Por ejemplo, podemos reproducir el sonido del fuego, sencillamente arrugando un papel de celofán.  El efecto es reconocido por el receptor en la medida que está asociado a una realidad, a un objeto, a un fenómeno meteorológico, etcétera.

Se proponen una serie de recomendaciones en cuanto a la creación de efectos de sonido realizados por el hombre.

Por ejemplo, si se desea elaborar el efecto sonoro de un incendio de una vivienda, con el papel celofán de un paquete de cigarrillos y unos palillos de madera se puede conseguir, sencillamente frotando el papel celofán contra el micrófono y partiendo los palillos. 

Si se quiere representar el andar por un pavimento cubierto de nieve, sólo debemos retorcer un rollo de algodón o frotar dos bloques de sal.  El conocido sonido del trotar de los caballos, se consigue golpeando contra una superficie, por ejemplo,  un coco vacío partido por la mitad, obtenido un efecto casi hueco muy similar al trote de los caballos.

Por otro lado, los efectos sonoros se corresponden una serie de funciones según su intencionalidad.  Se distinguen las siguientes funciones: descriptiva-ambiental, descriptiva-expresiva y narrativa.

La primera, contribuye a la compresión de la situación, ayuda, por tanto, a percibir el entorno donde se desarrolla el mensaje.  Por ejemplo, si hablamos del campo, el trinar de los pájaros nos aporta un matiza más que nos sitúa en ese ambiente en que se contextualiza el contenido.

La función descriptiva-expresiva, enfatiza el lenguaje radiofónico, es decir dota de mayor expresividad el mensaje acentuando su valor, pero no constituye un matiz imprescindible para la comprensión de éste.  Por ejemplo, en el contexto de una situación tensa o de discusión, se puede apoyar esta sensación con el sonido de un trueno.

La tercera función, la narrativa, se corresponde a aquellos efectos sonoros que por sí solos se identifican con una situación sin lugar a equívoco y, sin necesidad de otro componente adicional.  Por ejemplo, el ruido que produce un motor de coche al encenderse, sólo nos invita a pensar en esa acción.

El efecto fade-out, es frecuentemente utilizado en el medio de la radio, consiste en la desaparición progresiva del sonido.  Por ejemplo, el cesar paulatino de la lluvia, hace entender al oyente que la lluvia ha terminado.

 









 
estudio audiencia radio por internet | estaciones de radio guadalajara 24 horas | estacio de radio venezuela metal | escuchar emisoras de centro america | escuchar radio online | radios fm
 
up
© 2013 AUDIORED S.C.P. (Barcelona)
up